Accueil > 8063 affiches > Las horas extras o la venta vergonzante de nuestro tiempo libre

[Las horas extras o la venta vergonzante de nuestro tiempo libre]

Image (fixe ; à 2 dimensions)
titre :
[Las horas extras o la venta vergonzante de nuestro tiempo libre]
adresse :
. — Bilbao (Bilbo) Bilbao : CNT_ (España) ; [et al.],
description technique (h × l) :
. — 1 affiche (photocop. ) : n. et b. ; 42 × 30 cm
notes :
descriptif :

[ texte ; dessin (grand poisson mangeant petits, petits poissons mangeant grand) ]

texte :

Las horas extras

(o la venta vergonzante de nuestro tiempo libre)

De entre los muchos factores que contribuyen a potenciar el paro, verdadera lacra social de nuestros días, uno de los que más nos preocupan a quienes nos encontramos en esta desesperada situación, es el de las horas extras. Y ello porque en este factor intervienen quienes precisamente deberían sentirse más solidarios con los parados : los trabajadores en activo.

Siempre se nos ha inculcado que mientras más bienes materiales poseamos mejor y más realizados nos encontraremos : entendemos que ’somos más". Se vive mucho para trabajar y trabajamos mucho para comprar, tener... Sirva esto como preámbulo para adentrarnos en el tema que nos ocupa.

Pensamos que una buena definición de las horas extras es la de : la venta vergonzante de nuestro tiempo libre y que nosotros diríamos más bien, tiempo necesario para que cada persona siga siendo persona en todo su sentido y dimensión. Pues bien en este contexto vamos a intentar delimitar los aspectos fundamentales en que incide la realización de las horas extras, sin que con ello pretendamos agotar un tema que es susceptible de una mayor y necesaria ampliación y profundización.

Repercusiones personales de las HORAS EXTRAORDINARIAS

Para el trabajador que realiza horas extraordinarias, ’su trabajo’ llega a convertirse en el fundamento alrededor del cual gira toda su vida, el desgaste que supone centrar la mayor parte de su actividad diaria en el trabajo, le obliga a recuperarse arrancando tiempo a los necesarios momentos de ocio, que es también descanso (es necesario volver a reivindicar este concepto), de forma que el sujeto tiende a encerrarse en sí mismo con su preocupación fundamental ’su trabajo’, llegando a caer en un individualismo insolidario y en una creciente desconcientización del papel que está llamado a jugar en el conjunto del pueblo trabajador.

En esta situación sólo le quedarán dos alternativas : autolimitarse o anularse por completo en su proyección personal familiar y social, o caer por la vía de su propia explotación -mejor sobreexplotación- en un inevitable estado de neurosis que fácil es adivinar-lo, repercutirá de igual forma en su convivencia y relaciones sociales.

Repercusiones familiares

Para el trabajador que se ve sumido en esta situación la familia pasa a un segundo plano, poco a poco se va inhibiendo de sus problemas, entendiéndo erróneamente que su papel es el de una máquina, productora de dinero y bienes de consumo, como si esto le justificase el desentenderse de cualquier otra preocupación familiar. De esta manera se anula, se autoexcluye como miembro activo en la convivencia, como elemento integrante y necesario de la familia en su sentido más amplio.

Como consecuencia de lo anterior, se potencia la división del trabajo en el núcleo familiar (nos referimos evidentemente al caso típico del hombre que trabaja y hace horas extras), se reproducen de una forma corregida y aumentada, las ya tradicionales relaciones de opresión propias de la sociedad machista y la mujer queda relegada a ser ’el reposo del guerrero’. Un ’guerrero’ -eso si- exigente y caprichoso porque para eso ’se está dejando la piel en el trabajo’.

El trato con los hijos queda reducido a una relación absolutamente superficial y coyuntural, que destruye la mútua confianza y es motivo de fricciones en la estructura familiar de imprevisibles consecuencias.

Repercusiones socio-económicas y laborales.

Este es, si cabe, el aspecto más importante y de mayores consecuencias. Las horas extras significan e implican una sumisión a la sobreexplotación de la sociedad capitalista. De una forma más o menos perceptible se produce una anulación de la conciencia de clase (como’ apuntábamos en el primer apartado) que repercute en una actitud conformista, conservadora y consecuentemente, en una inhibición de la lucha por mejorar las condiciones de vida de los trabajadores.

Y entramos así, en el punto fundamental que tratamos de abordar en este escrito, las horas extras, representan una eliminación de puestos de trabajo lo que ya de por sí, indica el carácter insolidario de su realización. El trabajador que hace horas extras se convierte en un colaborador del sistema que empuja al paro y la miseria a otros trabajadores y a su vez se ve atenazado por el miedo que le Inspira el llegar a formar parte de ese ejército de parados, lo que le va undiendo cada vez más en el conformismo y la insolidaridad. Es como vemos, el viejo asunto, de la pescadilla que se muerde la cola.

Y ahora , las horas, que representan un retroceso increíble en las conquistas de los trabajadores, vuelven a tener un inconcebible apoyo legal llegándose incluso a la obligatoriedad bajo el eufemismo de ’horas estructurales’ Un grave problema del que es preciso que todos tomemos conciencia para luchar por la justa y necesaria solución del mismo.

Únete y lucha

CNT

ZPF-FSP — Santa María, 9 — Tel. 94-415 79 62 — 48005-Bilbo — Bizkaia

Lanaren Konfederakunde Nazionala - Confederación Nacional del Trabajo

Zerbitzu Publikoen Federakundea - Federación de Servicios Públicos

Komite Federala - Comité Federal

Euskal Herriko Idazkaritza - Secretariado de Euskal Herria


sources :
 
cotes :

Aff2420 - 306565 (cira L)